Saltar al contenido

¿Qué es un imán de prospectos? y cómo usarlo para aumentar clientes potenciales

En este artículo te voy a explicar claramente qué es un imán de prospectos y cómo utilizarlo para aumentar exponencialmente tu base de suscriptores.

Como debes saber, mucho menos del 1% de las personas que visitan tu blog van a plantearse ponerse en contacto contigo o simplemente comprarte algo.

Cada día menos. Cada vez hay más competencia, más prisa y más desenfoque.

¿Y esto por qué ocurre?

Simplemente por varias razones. En primer lugar no te conocen de nada por lo que aún no confían en ti.

En segundo lugar les ha quedado claro lo que ofreces pero no lo tienen tan seguro.

También puede ocurrir que está simplemente buscando información y aún no está en el momento de compra o de contratación de un servicio de asesoramiento como el que tu ofreces.

Existen múltiples razones por las que tus visitas de recién llegados no se pondrán en contacto contigo para pedir más información sobre tus servicios, consultarte algo o simplemente comprarte algún curso o formación.

La importancia del imán de prospectos

Y ahora te pregunto, ¿qué posibilidades tienes de que esa persona vuelva a visitar tu blog? Pocas, ¿verdad? Sinceramente muy pocas.

Para solucionar este problema necesitas encontrar una vía para tener forma de volverlo a contactar.

Imagínate que te gusta una chica. La conoces en una reunión de amigos. Te gustaría volver a quedar con ella pero no quieres parecer demasiado “lanzado”.

¿Qué podrías hacer para no parecer precipitado pero sea un paso previo a quedar?

Pedirle su teléfono, por ejemplo. Con la excusa de quedar en algún momento para un café. Algo parecido tienes que hacer con tus visitas en frío. Tienes que conseguir que esas personas te den “algo” que para ellas no sea un riesgo alto. En nuestro caso sería su email.

No es dinero, simplemente un dato. De valor, claro está, pero a fin de cuentas no se percibe como el dinero.

Para ello es fundamental que dentro de tu estrategia de captación de prospectos – que en un futuro se convertirán en clientes – debes implantar un sistema de toma de datos para hacerles seguimiento a través del email marketing. No olvides que el dinero está en la lista.

Con esto conseguirás que lo que en su momento fue una visita en frío se convierta en visitas calientes y hayas pasado de un completo desconocido a alguien que ya te conoce.

La confianza se va ganando poco a poco pero para ello necesitas tener algo a lo que agarrarte. En este caso sería su email. Un dato que tu visita no percibe con riesgo ni crea compromiso.

Formularios de suscripción voluntaria

Para conseguir que esas personas te dejen sus datos será necesario que crees lo que llamamos formularios de suscripción voluntaria.

Estos formularios los colocarás de forma estratégica en tu blog para que tengas las máximas posibilidades de captar el email como mínimo de esa persona.

¿Realmente los formularios de suscripción funcionan?

Sí aunque existe una realidad que debes conocer. Hace unos años suscribirse a una newsletter era algo novedoso. Tu potencial cliente no recibía tantos emails como ahora.

Ahora su bandeja de correos está llena de emails de trabajo, amigos, notificaciones en Facebook, correos SPAM.

Por lo que recibir únicamente información a veces no es tan apetecible como te puedes pensar o por lo menos suficientemente atractivo como para dejarte sus datos.

Ya no es nada interesante ni novedoso. Tus prospectos ya saben que van a recibir un montón de emails por lo que se lo piensan 2 veces.

Un formulario de suscripción tipo “suscríbete a la newsletter” por si solo tiene unos índices de conversión muy bajos.

Entonces, ¿cómo puedes solucionar este problema? – te preguntarás.

Fácil. Regalando algo a cambio por que te dejen sus datos. Ese “regalo”. Es lo que llamamos imán de prospectos.

El número de suscripciones irá en relación a la calidad del tráfico, al imán de prospectos, a la ubicación de los formularios de suscripción y al texto que pongas para presentarlo.

¿Cómo es el imán de prospectos perfecto?

Como te decía el imán de prospección es aquel regalo que darás a cambio de que te dejen su email y sus datos.

De esta forma los incluirás en tu gestor de base de emails tipo
Mailrelay, Mailchimp, ActiveCampaign, etc. y hacerles seguimiento a través del email marketing.

O incluso llamarlos si te dejaran el teléfono – algo que pocas veces ocurre – aunque depende de tu nicho de mercado al que te dirijas.

El lead magnet o imán de prospectos perfecto es aquel que cumple los siguientes requisitos:

  • Es la base de la pirámide de la información de todo aquello que ofrecerás a tus clientes.
  • Es suficientemente atractivo y está alineado con sus intereses.
  • Es una gratificación inmediata. Es decir, lo van a obtener ahora.
  • No te supone un costo cada vez que esa persona lo obtiene.
  • Está 100% enfocado en tu cliente ideal.
  • Te posiciona como experto en tu campo.
  • Genera confianza y empatía.
  • Tiene un llamado a la acción para llevarlo al siguiente paso.

Tipos de imanes de prospección

Dentro de todo lo que son la gama de imanes de prospección para que te dejen sus datos existen de varios tipos. A mi me gusta diferenciarlos en 2 según su naturaleza y coste de producción.

De bajo coste de producción

Estos pueden ser ebooks, vídeos, reportes, audios, check-list, white papers, etc.

Son todos aquellos que creas basado en la tecnología y escalan hacia el infinito sin tú tener que ejecutar nada. Estos los creas una vez y te olvidas. El coste de haberlos creado repercute en la primera unidad. El resto ya no te supone ninguno.

De alto coste de producción

Son aquellos que siempre te ocasionan un coste. Sea mayor o menor. Por ejemplo, un descuento para una primera sesión de coaching, una sesión de consultoría gratis, un regalo físico, etc.

No son los que te recomiendo para prospectar, aunque ya te digo que esto dependerá del nicho de mercado al que te dirijas y de los posteriores infoproductos o servicios que ofrezcas.

Quizás el servicio premium que ofrezcas tras una sesión de coaching gratis es suficiente justificación. El problema es que al no haber cualificado a ese suscriptor aún no te sería rentable ofrecer ese regalo desde la primera interacción.

Sería mejor regalar algo de bajo costo de producción (un ebook por ejemplo) y a medida que vas interactúando con él a través de tus campañas de email marketing le ofreces la posibilidad de una consultoría gratis para ofrecer un servicio premium.

Eso sí, siempre y cuando has detectado que esa persona tiene altas probabilidades de hacerse cliente tuyo. Es un cliente de alto valor.

Es importante que calcules cuánto te puedes gastar en obtener un suscriptor y si realmente está justificado añadir un alto coste de prospección o no.

Creando tu imán de prospección

Cuando vayas a crear tu imán de prospectos es importante que te preguntes lo siguiente:

¿Qué puedo ofrecer a mi visita de gran valor y que éste alineado con mis infoproductos y servicios?

No tiene que ser algo complicado de crear simplemente un regalo que tu visita perciba como de alto valor. Por ejemplo, funcionan muy bien los check-list. Ya que es una información de fácil ejecución.

Recuerda
Este imán de prospectos debe ser de alto valor percibido y posicionarte como experto.

Plan de acción para los próximos días

¿Ofreces un imán de prospectos a tus visitas cuando llegan a tu blog? Si no lo ofreces, ¿por qué razón no lo haces?

Plantéate el hecho de crear uno para comenzar a hacer crecer tu base de suscriptores y potenciales clientes.

Si ya ofreces un imán de prospectos, ¿éste está alineado con tus infoproductos y servicios que más adelante ofrecerás?

¿Es un imán de prospectos que atrae a tu cliente ideal y repele a quién no lo es?

¿Tu imán de prospectos te posiciona como experto, genera confianza y los anima a que tomen acción?

 

Ya que sabes para que sirve un imán de prospectos y para qué sirve. Puedes empezar a crear excelentes resultados.

Pon esto en práctica y sé el mejor.