Saltar al contenido

¿Quieres ser el mejor vendedor? estas son las cualidades que debes tener

Tú qué crees… un vendedor, ¿nace o se hace? Bueno si eres de los que piensa que nace, estás en lo cierto, y si piensas que se hace, también estás en lo cierto…. 

Por qué te hago esta pregunta… quiero decirte que hay personas que tienen unas habilidades innatas, nacen con ellas, es como si estuvieran en la sangre, sin embargo personas como yo que no nacimos con esa ventaja, podemos aprender a ser vendedores y podemos ser los mejores. 

Recuerda que todos nacemos con un don y se llama comunicación, el cual se convierte en una habilidad y se puede entrenar. Por tanto, hoy te daré las cualidades que caracterizan a un buen vendedor. 

Sabe escuchar

Desde el vientre, nuestra primera habilidad es la escucha, y esa es la habilidad que más debemos entrenar, para nuestros negocios y para nuestra vida personal. 

Por ello, un buen vendedor, antes de hablar o convencer, escucha activamente para saber qué es lo que quiere la persona. Como vendedor debes dejar hablar a tu cliente, escucharlo y no lanzar un discurso como si fueras un loro.

Hacer sentir al cliente el más importante de la situación, es fundamental para vender. Los buenos vendedores siempre son grandes escuchadores. 

Es introspectivo

Saber escuchar va de la mano con la introspección, por ello se llama escucha activa, porque es aquella que nos ayuda entender y comprender profunda e íntimamente lo que estamos escuchando. 

Un buen vendedor absorbe todas las retroalimentaciones y las analiza para ser mejor, y eso es parte de la introspección, analizar hacia ti qué cosas no funcionan y cuáles sí pueden funcionar. 

Planifica

Después de hacer un análisis profundo, un vendedor establece metas y objetivos para aumentar su crecimiento, así puede enfocarse y visualizar el objetivo final de cada una de sus actividades. 

Planifica todos sus objetivos a corto, mediano y largo plazo, las tareas del día, de la semana y del mes, teniendo así una proyección panorámica y todas las metas y aprovecha mucho mejor el tiempo. 

Sé proyecta

Cuando tiene una planificación de su tiempo y sus proyectos, comienza a visualizar oportunidades de negocio, reconoce a nuevos clientes y empieza a crear estrategias de venta. 

Tener orden en tu vida, implica tener más ojos para cualquier cosa que desees ver.

Es empático

Un buen vendedor es capaz de ponerse en el lugar del otro, puede entender y comprender las situaciones y necesidades del cliente. Al comprenderlo, es consciente de que está vendiendo una solución a un problema. 

Por otro lado, la empatía le permite al vendedor anticiparse y ver lo que el cliente quiere y los argumentos que dará. De esta manera, podrá desarmarlo al momento en que exprese sus argumentos. 

Pero como persona empática, sabe decir las cosas, sabe persuadir y vender haciendo sentir a la persona, al mismo tiempo, como la más importante y aquel que puede ser escuchado. 

Tiene entusiasmo y motivación 

Recuerda que la venta y la compra es un proceso emocional, en el que el 85% es decidido por nuestra parte del cerebro que es instintivo y emocional. 

¿Cómo transmitirle esa energía y motivación al cliente? si no estás entusiasmado con lo que vendes, lo que pasará es que transmitirás sensaciones negativas y el cliente se irá inmediatamente. 

Entonces, la solución tampoco es fingir, simplemente, vende algo que te motive a vender. 

Sabe comunicarse

Un vendedor sabe comunicarse, no porque sepa de muchas cosas y términos y léxico, sino porque es capaz de hacerse entender. 

Podrás tener todos los puntos anteriores, pero si no sabes cómo hablar con un cliente, hasta ahí llegó la dicha. 

Como vendedor debes adaptarte al lenguaje del cliente, analizar sus expresiones, su manera de hablar y acercarte a él como si fuera un amigo. No hay nada peor que hacer sentir bruto a un cliente.

Sabe contar historias

Un vendedor sabe muy bien que el poder de las historias es una gran estrategia. Por ello, si quieres ser el mejor vendedor, prepárate para convencer a tu cliente con una historia, haciéndolo sentir identificado y con la necesidad de comprar tu producto. 

Domina el lenguaje no verbal

Así como es de importante el contar historias y saber comunicarse, también lo es tener un lenguaje corporal adecuado para cada tipo de cliente. Sabe conectar su lenguaje corporal con su lenguaje verbal. 

Analiza a tu cliente, mira como se expresa, como mueve las manos, que gestos utiliza e imitalo, sin faltarle el respeto, sino acogiendo su lenguaje corporal para comunicarte mejor con él. 

Se educa y aprende constantemente

Una persona que deja de aprender, es una persona vieja. Recuerda que somos lo que somos gracias a lo que vemos, lo que oímos y escuchamos. 

Por tanto, si crees que lo sabes todo, desocupa esa copa y empieza a llenarla otra vez. Y así debes hacerlo cada vez que debas aprender nuevas cosas. 

Lo ideal es que te mantengas actualizado, estés en la constante búsqueda de nuevas herramientas, tendencias de mercado, conocimiento de tu audiencia, nuevas técnicas, estudios de neuroventas, etc.

Si lo que quieres es tener éxito, tienes que entrenarte, formarte e informarte, los talentos no alcanzan para llegar a la cima. Además, esto te llevará a tener más confianza en ti.

Confía en sí mismo

Cuando hay una persona que confía mucho en sí mismo, tiene la capacidad de convencer y vender cualquier idea. Como te decía esa confianza se alimenta con el conocimiento y el aprendizaje constante. 

Llénate de confianza y te llenarás de compras. La confianza es contagiosa, y si el cliente siente en ti esa seguridad, se convencerá también que no solo tu eres bueno, sino también el producto o servicio que ofreces.

Tiene iniciativa

Es capaz de decir que a llamarlo, que le va a enviar la información, para que el cliente no tenga que correr con la responsabilidad de llamarlo y claramente olvidarlo. 

Pero no solo lo dice, también lo hace, si no hay esa iniciativa de incentivar, impulsar, motivar y hacer, las ventas se irán entre las manos. 

Es proactivo

Las personas proactivas nunca se quedan sentadas, saben bien que siempre hay algo más que se puede hacer. Tienen ojos en cualquier tipo de oportunidades y posibilidades que ayuden a solucionar problemas. 

Sabe resolver lo que necesita y cuando lo necesita, no deja nada a última hora y optimiza su tiempo lo mejor posible. 

Un buen vendedor sabe hasta dónde puede llegar, está dispuesto a resolver cualquier problema, sabe qué herramientas podrán facilitarle su trabajo, es productivo y está constantemente desarrollando nuevas habilidades y conocimientos. Mejor dicho, una persona proactiva no se queda quieta.

Es perseverante

Aunque hayan malas ventas, sigue de pie y lo hace hasta el último momento, no desvanece ante las adversidades y encuentra respuestas para mejorarlo o solucionarlo. 

Un vendedor sabe que las ventas por presión ya no tienen buenos resultados, así que debe ser tenaz y paciente, hacer los seguimientos que tiene que hacer y perseverar hasta que definitivamente el cliente lo rechace por completo. 

Hace seguimientos

Las ventas no se consiguen quedándose sentado y echándose aire. Las ventas no terminan cuando el cliente compra. Eso es totalmente errado.

Por ello, si quieres ser el mejor vendedor, tienes que hacerle un seguimiento a tus clientes, medir su satisfacción, su experiencia, e incluso promociones o descuentos que lo impulsen a volver a comprar. 

Es adaptable

La adaptabilidad es la capacidad de adaptarse a cualquier tipo de situaciones. Por tanto, si un discurso no sirvió, como buen vendedor lo que tienes que hacer es adaptar uno nuevo acorde a la situación. 

Si tienes problemas, utiliza esa proactividad y adaptate al momento para sacar los mejores resultados. 

Sabe de inteligencia emocional

La inteligencia emocional es en otras palabras, aprender a controlar las emociones. Y esto al momento de vender, es crucial. 

Si un cliente se molesta, no puedes ponerte a pelear con él, debes darle un giro a la situación y calmar al cliente ofreciéndole soluciones y respuestas. Como buen vendedor tienes que aprender a entender y controlar tus emociones. 

Sabe crear redes de contactos

El que sabe vender, sabe crear nuevos contactos, sabe nutrir relaciones y hacer que perduren a largo plazo. 

Una buena red de contactos te darán muy buenos clientes. Por eso, no olvides construir relaciones, estás siempre estarán para ti si cuidas de ellas.

Hemos hecho varios artículos para ti, para que te prepares como el mejor vendedor y aumentes tus ventas. Entra, léelos y comparte. 

Hoy en día los consejos que vienen de parte que ya ha recorrido años, ha fallado, ha caído y se ha levantado son los que realmente enseñan. Y en Sistema TDC pasamos por mucho antes de llegar aquí a compartir contigo cada experiencia. 

Gracias, gracias por querer siempre ser el mejor.