Saltar al contenido

¿Cómo hacer que tu clientes te amen? 

En la primera etapa de la venta, tuvimos que haber enamorado a nuestro cliente, ¿cómo? por medio de la venta, que en sí es un proceso emocional en el que el cliente libera endorfina y dopamina al igual que cuando se está enamorado. 

Un cliente enamorado puede comprar muchas cosas, a veces sin razón alguna, puede incluso sentir “idiotizado” por el producto. Pero yo quiero que pasemos a una fase más profunda y es… lograr que nos amen. 

Para que un cliente te ame y quiera construir una relación duradera contigo, debes empezar por amarlo primero a él. Se trata de demostrarle con hechos que buscas su bien aún por encima de tus intereses. 

Háblale en vez de saludarlo, demuéstrale que sus problemas te interesan. Recuerda que tus clientes son la base de tu negocio y serán ellos los que te generarán ganancias y un buen éxito. 

Entonces te diré cómo hacer que tus clientes te amen.. 

Muestras y experiencias gratuitas

Deja que conozca tu negocio y tu producto. Puedes crear un día de maratón de muestras y experiencias, en el que le brindas a los clientes la oportunidad de saber de qué trata tu producto y que realmente vale la pena. 

Genera expectativas

La idea no es darles todo de una vez, sino crearles la necesidad de tenerte con ellos, gana su confianza y déjalo con ganas de más. 

Crea un programa de fidelización

Este programa estimula a los clientes que ya han comprando, vuelvan a comprar. Se les brinda regalos o premios que recompensan su lealtad. 

¿Cómo crear un programa de fidelización?

Hazle sentir que es único

Recuérdale que no es un número, sino que es una persona con necesidades y que agradeces su confianza. Una base de datos podría ayudarte a realizar estos recordatorios. 

Recuérdales que tu lo tienes todo 

Debes hacerle saber (de manera sútil y en tus campañas de marketing) que eres el único que cuida de sus problemas, y el único que se ajusta a sus expectativas y que le da la calidad que el pide. 

¿Cómo hacerlo? Diles cosas como… 

  • “¿Cómo puedo ayudarte?” esto permite que ellos expresen sus necesidades y una vez que los tengas, sabrás cómo ayudarles. Cuando sabes que hay alguien que te ayuda, tu regresas a él cuando lo necesites porque ya le dijiste que eres incondicional.
  • “Quedo pendiente”. La sensación que causa es que estás a su disposición y que cualquier cosa que necesite tu le ayudarás.
  • “Apenas esté listo te avisaré”. Debes siempre ser cumplido con lo que te comprometas a entregar. Evita prometer cosas que no podrás cumplir.
  • “Te entiendo” “Te comprendo”.   La empatía es una de las tantas cosas que hacen que una persona te ame. Hazle sentir que comprendes lo que está pensando o sintiendo. 
  • “Resolvámoslo”. Involúcralos en las soluciones, hazles sentir que son partícipes de ello y que tu les ayudarás a resolverlo. 
  • “Gracias”. Agradéceles por haber confiado en ti, esto permitirá que ellos reflexionen sobre lo bueno que tienes y eres. 

Conviértelos en embajadores

A todos nos gusta ser parte de algo, y para un cliente no hay nada mejor que ser embajador de una marca, que su foto aparezca en las redes, y que tenga beneficios por serlo. 

Escucha sus ideas

Recibe el feedback de tus clientes, motívalos a crear ideas que mejoren su entorno y tu negocio. Invítalos a ser partícipes de tus decisiones. 

Acepta la culpa

Si hay algo que hiciste mal o hubo un error, acepta la responsabilidad. Jamás le eches la culpa a tus clientes. Solo discúlpate y buena una manera de enmendar tu error. 

Genera recuerdo

Recuerda sus cumpleaños o sus fechas especiales y envíales cupones o tarjetas regalo. Para día conmemorativos, lanzamientos y haz lo mismo. 

Déjate ver de vez en cuando

No te escondas de tus clientes, haz sesiones en vivo, webinars o talleres. No solo te ayudará a crear lazos de confianza, sino también lazos más profundos que un enamoramiento. 

¿Estás preparado para amar a tu cliente? ¿Estás preparado para que tu cliente te ame? Recuerda que este vínculo tiene que ser recíproco. 

Coméntanos alguna idea que tengas para enamorar a tu cliente. Y compártelo con tus amigos, compañeros y conocidos que estén empezando su negocio o ya tengan uno.

El conocimiento es poder.