Saltar al contenido

¿Cómo analizar a tu competencia? sigue el paso a paso

En el anterior artículo a este, te comenté una buena explicación del por qué todos los negocios debían hacer un análisis de competencia. Así que en este artículo ya me dedicaré a contarte cómo hacer un análisis de competencia. 

Si quieres saberlo, ¡quédate hasta el final!

Antes que todo y nada, quiero mencionarte los aspectos que debes evaluar de tu competencia, lo que que debes hacer antes de empezar es…

  • Identificar a tus competidores directos e indirectos
  • Seleccionar al menos a 5 competidores, los más relevantes.

Cuando estos dos puntos estén resueltos, llega el momento de contarte lo que debes investigar:

  • Sus productos o servicios
  • Estudia cómo producen sus productos o servicios
  • Averigua quiénes son sus proveedores (si los tienen)
  • Revisa las características de su producto
  • Mira que los hace tan competitivos y qué los hace un desastre
  • Estudia también sus estrategias de venta y marketing
  • Responde a las siguientes preguntas: ¿Cómo venden el producto?, ¿qué canales de distribución utilizan?, ¿cómo lo comercializan?, ¿qué campañas publicitarias usan?, ¿qué contenido web tienen?, ¿Qué redes sociales tienen?, ¿cómo las usan?
  • Investiga el volumen de ventas que manejan. 
  • Revisa sus precios, promociones, descuentos, tarifas ofertas, etc. 
  • ¿Qué posicionamiento en el mercado tienen?, ¿cómo es?, ¿cómo lo logran
  • ¿Tienen empleados?, ¿qué recursos o herramientas manejan?

Con esta antesala, me remito a darte el paso a paso para hacer el estudio desde la comodidad de tu casa, con un computador y por qué no, un cafecito al lado… 

1. Identifica a los competidores del mercado

Como te decía, lo primero que debes hacer es una búsqueda de tus competidores. Pueden salirte muchos, pero la idea es que realices un estudio a unos 5, con eso tienes para llenarte de ideas.

Busca en Google, no te de miedo buscar en internet, seguro encontrarás demasiados. ¿Cómo encontrarlos? usa palabras clave tuyas, y podrás identificar a varios. 

Ah, y que no se te olvide crear una lista en donde apuntes ese tipo de información que vas sacando, principalmente los nombres y los URL, para encontrarlos, claro. 

2. Analiza y vigila los sitios web de tus competidores

Ahora la tarea va a ser vigilarlos. ¡Stalker a la vista! Navega en sus páginas webs, revisa el contenido, las secciones, las categorías, e identifica su modelo de proceso de compra. 

Hay una herramienta que puedes usar y es muy buena, se llama Websitewatcher, allí puedes hacer un seguimiento detallado de los cambios en las webs de tus competidores. 

Es de pago, pero puedes usarla por un tiempo, solo para hacer tu análisis, te ayudará a ahorrar mucho tiempo en el estudio de las webs. Stalkear o chismosear las páginas de ellos ayudará un montón en el estudio, podrás coger ideas de su diseño, usabilidad y estructura.  

3. Vigila sus redes sociales

Las redes sociales son hoy la mejor carta de presentación. Así que no dejes de lado esta super poderosa herramienta. Penetra todas sus redes sociales. Puedes crear un usuario falso y seguirlo, para no ser tan sospechoso. 

Vigila activamente todas las actividades de tu competencia en redes sociales, las menciones que hacen de ellas, los comentarios que escriben las personas, etc. 

Puedes utilizar Google Alerts, te ayudará a darte las alertas necesarias para seguir haciendo el estudio. 

Espía las conversaciones de tus competidores en redes, las públicas, obviamente, nada de delitos y cosas ilegales. Revisa la constancia de sus publicaciones, cómo se comunican con los clientes, sus lapsos de respuesta, etc. 

En este punto aprenderás muchísimo de tu competencia, podrás mirar la comunicación que tienen con sus clientes y evaluar si es la indicada o no, según las respuestas de los clientes. 

Además, los likes, los share, y comentarios te darán un buen indicio para saber en qué fallan y en qué tienen éxito. Mide el engagement de tu competencia

4. Suscríbete a su newsletter

¡Super importante! Con esa información obtienes casi la mitad de tu estudio. Es una excelente manera de ver cómo se dirigen al público y para ver sus lanzamientos, campañas, promociones, ofertas y demás. 

Conocer sus post, contenido y engagement te permitirá crear una estrategia mucho mejor, con mucha más acogida. 

5. Mystery Shopper

En este punto, la idea es que te hagas pasar por un cliente y preguntes por sus servicios. Es una manera de conocer la forma de actuar y responder ante el servicio al cliente y la oferta que tienen. 

Esto te permitirá ver cómo se comportan con el cliente en privado, su tono de comunicación, la manera de interactuar con el cliente y la calidad de servicio. 

6. Investiga sobre la estrategia online

Por un lado, puedes hacer una gran búsqueda de tu competencia con palabras clave, estudiar su posicionamiento va a ser super interesante en el momento en que te lances con toda. 

¿Cómo hacerlo? bueno, herramientas como Semrush o Ubersuggest te permiten ver las palabras clave que los está posicionando y el volúmen que manejan por cada palabra clave. Asombroso, ¿no?

Revisa muy buen su estrategia de marketing. ¿Qué medios utilizan? ¿Qué contenido usan? ¿Es de calidad? 

  • ¿Tienen blog?
  • ¿Tienen canal de Youtube?
  • ¿Cómo lo manejan? 
  • ¿Qué contenido usan? 
  • ¿Qué hacen para difundirlo?
  • ¿Cuáles son sus rankings en los buscadores?
  • ¿Qué palabras clave los posiciona?
  • ¿Usan herramientas de monitoreo?
  • ¿Realizan anuncios en Google Adwords?
  • ¿Pagan publicidad en Facebook y en Instagram?

Evalúa todo esto para formar tu propia estrategia y realizar un análisis completo. 

7. Consulta la evolución de tu competencia

Revisa muy bien cuánto tiempo se ha demorado tu competencia en tender éxito. Mira el año en que surgió y las acciones que tomó en cada uno de los años. Al menos desde hace unos 5 años atrás. 

Si no son tan viejos, bueno, tómate el tiempo de revisar muy bien su rentabilidad del inicio hasta el día de hoy. Allí te darás cuenta de su caminar y de aquello que incluso, podrías evitar hacer. 

También es bueno que te fijes de dónde procede esa competencia. ¿Es una gran industria? ¿Están orientadas al retail? esto te abrirá los ojos para saber si realmente vale la pena competir frente a un monstruo. 

8. Haz un listado de las fortalezas y debilidades

Para terminar, es necesario que con toda la información que recogiste, hagas un cuadro en el que te identifiques las fortalezas y debilidades de cada uno de tus competidores. 

Anota las características que hayas notado y resaltado de cada una, así podrás ver en una vista muy panorámica aquello que se puede convertir en tu fortaleza y oportunidad. 

Si pensabas que era más difícil… bueno, aquí te mostré que no es tan difícil como parece, al contrario, puede ser muy divertido. Es genial sacar provecho de esas fallas que nadie las ve. 

Por esa razón, te invito a que compartes este artículo con tus conocidos, amigos y colegas. Muéstrales que no es complicado analizar a la competencia y lo importante que es para ser mejores.