Saltar al contenido

Cómo crear un curso online en 8 pasos 

¿Para qué crear un curso online si en internet ya se encuentra todo gratis? 

Quiero decirte que, a pesar de que hay muchísima información gratuita, las personas no logran filtrar muy bien sus búsquedas y en la mayoría de veces no encuentran lo que buscan. 

San Google te da todo, pero no te organiza la información para que tu aprendas determinados temas. Y, bueno, para eso sirve un curso online, para guiar a una persona a alcanzar sus objetivos o meta final. 

El internet se ha hecho, literalmente, para hacernos a todos la vida mucho más fácil. Entonces, qué esperas. Si sabes que hay personas que necesitan saber lo que tu sabes, por qué no generar ingresos por compartir tu valioso conocimiento. 

Te aseguro que serás muy bien remunerado si sigues esto pasos…

1. Define el tema principal 

Definir el tema es darle título a lo que quieres compartir.

  • ¿Qué es exactamente lo que quieres enseñar? 
  • ¿Cuál es el problema que estás ayudando a resolver? 
  • ¿Cuál es la solución que le estás ofreciendo a las personas? 

También tienes que saber cuál es tu nicho de mercado, es decir, a qué público vas a dirigirte, qué personas serían las interesadas en comprar tu curso, qué personas están buscando la solución que tu tienes. 

También te recomiendo decidir el nivel del cliente. Por ejemplo, vas a enseñar inglés, el público al que te vas a dirigir es de un nivel ¿básico? ¿intermedio? ¿avanzado? 

Define el nivel de conocimiento que tiene tu cliente con respecto al conocimiento que vas a vender. Así, tus alumnos pueden ir subiendo de escalón con tus propios cursos.

2. Estructura las temáticas y módulos

Cuando tengas el tema principal, divídelo en subtemas.  

  • ¿Qué va aprender tu estudiante? 
  • ¿Cómo vas a llevarlo a la meta final? 

Los módulos deben responder a todo el conocimiento que le quieres brindar al estudiante. 

Entonces, por ejemplo, tu curso se va a llamar “Cómo hacer adornos en la casa con materiales reciclables”

  • El módulo 1: Decoración con material reciclable para tu hogar
  • Módulo 2: Decoración con material plástico 
  • Módulo 3: Decoración con material de cartón 
  • Módulo 4: Decoración con metal
  • Módulo 5: Decoración con cemento
  • Módulo 6: Decoración tu hogar

Recuerda también que, las clases o videos no pueden ser de más de 15 minutos, está bien si en algunos nos pasamos un poco, pero lo mejor es que sea corto y conciso. 

Tiene que ser fácil de producir para ti, pero también fácil de consumir para nuestros alumnos. 

Este va a ser el paso a paso que el estudiante va a seguir, así que trata de desmenuzar muy bien el tema y de dejar cada tema muy claro. 

3. Desarrolla las actividades de aprendizaje

¿Cómo le vas a mostrar a tu estudiante su progreso? 

Desarrolla actividades, quizzes, test o ejercicios en los que el estudiante se sienta involucrado en su proceso. Hazlo partícipe del curso.

Ojo, no se trata de dar un producto como los de la educación convencional, tradicional y aburrido. El objetivo es que ellos vean que están alcanzando su meta final. 

En caso de que no sepas usar herramientas digitales para la creación de quizzes o test, te recomiendo hacer un PDF con espacios que ellos puedan llenar, o un PDF con indicaciones o instrucciones para realizar tareas o ejercicios desde casa. 

4. Crea multicursos

Este paso es más que todo para que tu negocio sea escalable y mucho más rentable. 

Actualmente, las personas acceden a un curso porque quieren aprender cosas muy puntuales. Entonces, ofréceles cursos específicos y concretos, un solo tema a la vez. 

Si tienes un tema que requiere de un curso muy largo, lo que tienes que hacer es dividirlo en varias partes. 

¿Por qué? sencillo, hacer un curso largo que te tomaría más tiempo en desarrollar y por ello su precio tendrá que ser más alto, mientras que un curso muy largo dividido en mini cursos te generaría más ingresos y rentabilidad. 

Algo así como una serie. Por ejemplo, dime si al ver una novela no quieres seguir viendo capítulo tras capítulo. O si estás viendo una serie en Netflix, al terminarla lo que quieres es que ya salga la siguiente temporada. 

Las personas estarían super enganchadas y con ganas de comprar la siguiente parte del curso. 

Te lo explico mejor, Si vendes un curso por 200 dólares y solo vendes 5, tu ingreso sería de 1.000 dólares. 

Pero, si vendes 10 cursos a 100 personas, cada uno con un precio de 50 dólares, ¿cuánto sería? 50 x 100= 5.000 x 10 = 50.000 , sí, $50.000 dólares. ¿Suena mejor, no?

Claro eso también depende de ti y de cómo hagas el curso. Por eso, mi consejo es que tus clases sean divertidas, interactivas, inclusivas y muy educativas.

5. Define el formato

Puedes ofrecer cursos con diferentes modalidades. Algunos son talleres en vivo, serie de talleres pregrabados, videos pregrabados, webinars y presentaciones, Masterclass. Hay diferentes maneras de realizar tu curso. 

Puedes hacer una mezcla o, puedes escoger con el que más a gusto te sientas y con el que te asegures que tendrá más ventas. 

La manera más fácil y sencilla es grabando los videos y subirlos en una secuencia, ya sea que los subas todos de una tanda o que los subas semana a semana. 

La grabación es la más sencilla, porque ya queda registrado y no tienes necesidad de estar subiendo y realizando material día a día o semana a semana, solo lo entregas y ya, se sigue vendiendo en la plataforma.

En este caso no hay excusas. No creas que no tener una cámara profesional, luces y micrófono es un impedimento, con tu celular puedes grabar en un buen fondo y para el micrófono con algunos auriculares que tengas.

Si tu curso tiene que ver con procedimientos o tutorías de algún método o programa, tampoco te preocupes… Hay herramientas de edición como Camtasia  o Filmora, que te graban como si estuvieras dando una clase en vivo online. 

Ahora, que si tampoco quieres aparecer en cámara, tranquilo… Haces las grabaciones como si estuvieras hablando presencialmente pero sin que aparezcas. 

Para apoyar el tema, creas unas diapositivas o presentaciones con todo el tema del que vas a hablar y, por medio de un programa grabas tu voz junto con la presentación. 

Sencillo. No hay excusas. 

Eso sí, yo te recomendaría que aunque te grabes dando las clases, lo mejor es que incluyas visuales o presentaciones dentro del curso. 

Después de unos meses, a las personas les gusta echarle un repaso a lo que vieron y quizás no tienen tiempo para volver a ver el curso completo, así que déjales un resumen de lo que se vio en el curso y, también, el acceso para que lo vuelvan a tomar en caso de que algo se les olvide. 

6. Escribe tus guiones

Cuando hayas escogido el formato, debes empezar a crear guiones de cada clase y cada video. No importa si no vas a aparecer en cámara, siempre debes tener un orden de lo que vas a enseñar y compartir. 

Escríbelo muy bien, con las comas y puntos que sean necesarios. Con los espacios que necesites. Así no tendrás que improvisar mucho, solo recitar con tu estilo y con un buen tono de voz. 

Evita improvisar, las cosas a la suerte no siempre salen bien.

7. Graba y edita

Cuando ya tienes definido el formato de tu curso, puedes empezar a hacer la grabación de los videos. 

Te recomiendo que antes de un taller en vivo o sesión en vivo, practica tu charla frente al espejo y frente a la cámara, así el miedo se irá quitando poco a poco. 

Hay personas que dicen que los nervios nunca se van, pero que si se aprenden a controlar. 

También recuerda que una persona conecta mejor con la información cuando se le habla directamente. Por eso no utilices términos o palabras difíciles de entender, trata de explicar siempre todo de manera sencilla. 

Imagina que le estás explicando el tema a un niño de 5 años. Si puedes utilizar ejemplos y metáforas para transmitir el mensaje, más fácil de entender será. 

Para editar los videos, e incluso podcast, no necesitas de un equipo de edición. Actualmente existen programas de edición que son muy intuitivos, es decir que no necesitas un tutorial para saber usarlo. 

Filmora y Camtasia, pueden ser un buen inicio para ti. Incluso hay youtubers e influencers que todos sus videos son editados desde programas como estos.  

8. Revisión y postproducción

Revisa siempre y, varias veces, que la información que tú estás dando tenga la ortografía y la gramática correcta. 

Recuerda que si estás enseñando algo es porque tienes la autoridad y la experiencia para compartir ese conocimiento. Tener mala ortografía te quita muchos puntos y disminuye tu reputación y credibilidad.

Incluso podrían verte como estafador. Así que no descuides este punto tan importante.  

Revisa, también, que el audio y el video estén bien. Antes de subir cualquier material, revísalo, si es un video míralo detenidamente para que no se te escape algún error.

El audio es elemental, la información no solo entra por los ojos sino también por los oídos, de hecho más del 60% ingresa por nuestros oídos. Por tanto, sé cuidadoso con detalles que pueden no parecer tan importantes. 

Algunas veces se escucha eco, distorsión, ruidos de fondo, e incluso notificaciones del celular. Trata de que eso no suceda porque distrae y dificulta el proceso de enseñanza y aprendizaje

Te aseguro que con estos 8 pasos, tendrás un curso de muy buena calidad y sobre todo listo para venderse. ¿Te gustaría saber cómo venderlo? Entra aquí.

Si tienes alguna duda, escríbela en los comentarios para ayudarte lo más pronto posible. 

Y como siempre, no se te olvide compartir el artículo, siempre, siempre habrá alguien a quien le pueda impulsar una lectura para crear su propio negocio online.